Cómo diseñar contenidos para una formación online de calidad

por Jun 28, 2022Blog

Si estás planeando los nuevos cursos para tu escuela digital o quieres mejorar los materiales de tus cursos actuales porque no tienen un aspecto muy moderno, estás leyendo el artículo correcto.

Incluso si tus cursos tienen bastante éxito y quieres ampliar contenidos y ofrecer una experiencia e-Learning, te pueden surgir preguntas del estilo: ¿cómo lo hago? ¿mantengo la línea que llevaba hasta ahora o busco un enfoque novedoso? Paremos un momento, analicemos la oferta formativa, pensemos realmente en el diseño de contenidos antes de ponernos a grabar vídeos, redactar manuales, instalar aplicaciones, etc.

Estructura y calendarización

Veamos un par de ejemplos representativos, el diseño de contenidos va a ser muy distinto según sea la estructura y alcance de nuestro curso:

  • Para un curso concreto que nos ha pedido una empresa y que no es muy extenso, quizás debamos pensar en píldoras formativas en formato vídeo que acompañen un buen manual interactivo, ya que probablemente los empleados necesitarán material que no les robe mucho tiempo.
  • Para un curso en profundidad en algún tema, por ejemplo, un curso de idiomas o un curso para aprender una habilidad de manera duradera, los alumnos pueden y quieren dedicar tiempo al aprendizaje, por lo que necesitaremos vídeos formativos de calidad, material escrito interactivo y gamificado, biblioteca digital de recursos adicionales, etc.

Piensa muy bien en la cantidad de horas que un alumno o alumna “modelo” podría dedicarle al curso. Si son menos de 20 horas, con 2 o 3 formatos distintos (manual escrito además de vídeos y/o tests) cubriremos bien la demanda formativa. Si son más de 20 horas o se prevé que la formación se alargue varios meses, la recomendación es hacer un buen uso del multiformato, lo cual nos lleva al siguiente apartado…

Multiformato e interactividad

La formación e-Learning no se concibe sin interactividad: los ordenadores, móviles o tablets no son e-readers, todo el material que usemos debe requerir participación del alumno. Sí, estás en lo cierto: no puedes usar todos esos PDFs que tienes en una carpeta de tu disco duro, o al menos no los puedes usar tal cual, necesitarán una digitalización moderna que permita hacer contenido desplegable, clicable, rellenable, corregible y que recuerde las respuestas e interacciones del alumno.

Eso te llevará al primer nivel exigible de cara a los manuales escritos, pero hay más. Tenemos herramientas que crean presentaciones del contenido mucho más atractivas y fáciles de memorizar por parte del alumnado. Empezando por PowerPoint (eso sí, por favor haz un buen uso de las plantillas disponibles y no crees contenido que no sea inspirador visualmente) y continuando por Genialy, iSpring y otras herramientas que te ayudarán a crear libros interactivos en los que insertar elementos multimedia y cuestionarios autocorregibles.

Cuando hablamos de formaciones más duraderas, los vídeos son nuestro mejor aliado. Pero ten en cuenta que un curso no es una lista de reproducción de Youtube, los vídeos deben ser interactivos y apelar a la participación del alumnado. Puedes usar herramientas como Edpuzzle o H5p para insertar preguntas pop-up durante la reproducción para asegurar que la persona viendo el vídeo está comprendiendo los contenidos. Otro ejemplo de buen uso de vídeos en e-Learning son las píldoras formativas: vídeos de corta duración que aclaran conceptos, sirven como resumen de apartados complejos o apelan a la curiosidad del alumno para que quiera aprender más. Por el contrario, malos usos de vídeos para crear contenidos de calidad son la compartición de clases grabadas o webinars grabados. Estos materiales los solemos encontrar como “relleno” en muchas plataformas, como reclamo para poder decir que ofrecen muchísimas horas de contenido, pero en realidad al tratarse de eventos en directo pensados para la interacción personal con el profesorado o los y las ponentes, el hecho de verlos a posteriori no suele aportar valor a la formación y más bien resultan poco motivadores o aburridos.

Los podcasts, tan de moda, pueden ser útiles para ampliar conocimientos o como fuentes de recursos extra, pero siendo realistas, no son el mejor contenido formativo porque los oyentes encontrarán mucha facilidad para distraerse y desconectar.

No olvides las evaluaciones, diséñalas bien y piensa qué tipo de puntuaciones quieres obtener basándote en la recursividad de los temas de tu curso o en la capacidad de tu plataforma para recopilar datos y elaborar medias del progreso de las alumnas y alumnos. Si son autocorregibles, te ahorrarán muchas horas de trabajo. Por el contrario, si requieren la participación de una persona para corregir, tendrás que adaptar los tiempos de corrección que puedes ofrecer. Puedes usar cuestionarios cortos pero con menor frecuencia y para elaborar una media progresiva del avance de los estudiantes; o puedes hacer cuestionarios largos al final de cada bloque, en cuyo caso será importante que introduzcas variedad de tipos de preguntas: multirrespuesta, completar frases, verdadero/falso, respuesta única, etc. Si todas las preguntas de tus tests tienen el mismo formato, perderás el interés del alumnado, que tenderá a repetir patrones de respuesta y no verá reflejado su verdadero nivel de conocimientos.

Adaptabilidad y Diseño

Otros aspectos importantes a la hora de diseñar tus contenidos formativos son la capacidad de adaptación a distintos dispositivos para no limitar la realización del curso a momentos en los que puedas usar solo el móvil, el pc o la Smart Tv. Igualmente, ten en cuenta las distintas necesidades de personas con capacidades alternativas que precisen de versiones audiodescritas o de alto contraste visual. Si el material que tienes en mente no va a cumplir las necesidades tanto de las mayorías como de las minorías, no lo uses.

En cuanto al diseño, ya sabes aquello de “para gustos, los colores”, pero vayamos más allá. No reutilices los diseños que tienes de un curso de costura para principiantes en edad escolar para ofrecérselo al público adulto, no reutilices el diseño corporativo de un curso que creaste para una empresa cuyo color corporativo era el rojo para vendérselo a una empresa cuyos colores son el verde y el morado. No se trata solo de cambiar el logo, se trata de ofrecer de manera veraz un diseño atractivo para tu cliente objetivo. Si no quieres tener que rehacer diseños, cíñete a las plantillas básicas, pero no olvides que te arriesgas a ser anodino y poco inspirador.

Herramientas gratuitas Vs Herramientas “profesionales”

Me gustaría aclarar que en el mundo digital y cuando usamos soluciones de software para crear materiales, a menudo se confunde la palabra “profesional” con el concepto “de pago”. ¿Hay herramientas gratuitas que ofrecen resultados profesionales? Sí, muchísimas. Con las versiones gratuitas de muchos programas o servicios puedes crear material profesional de altísima calidad. ¿Tengo que pagar para poder obtener resultados profesionales? No, pero a menudos las herramientas de pago son más fáciles de usar, por lo que si no tienes mucha experiencia, quizás avanzarás más rápidamente si las usas.

Calcula lo siguiente: si usas una herramienta de pago, ¿cuánto tardarás en diseñar tus materiales? ¿Habrás ahorrado tiempo suficiente de creación de contenidos como para que haya merecido la pena comprar dichas herramientas? No lo dejes al azar o uses herramientas de manera impulsiva, evalúa lo que de verdad te aportará valor a ti personalmente. Investiga antes de ponerte a escribir o a grabar, y entonces crea tus materiales con esas herramientas y su potencial en mente.

Piensa en el futuro

Resumiendo, la formación e-Learning es más compleja que la formación tradicional, pero los beneficios claramente compensan el esfuerzo extra: se acortan los tiempos de aprendizaje, se puede estudiar en cualquier sitio, puedes hacer ejercicios que de verdad te motivan y hay algo para cada tipo de estudiante. No te lances a crear contenidos sin hacer un estudio concienzudo (y profesional) de tus objetivos, canales disponibles, herramientas, diseño y recorrido temporal de tus formaciones.

Por cierto, para acabar, usar herramientas que sabes que van a actualizar sus funciones en el futuro está altamente recomendado, incluso debes pensar en la posibilidad de crear tus materiales con lenguajes de programación que te permitan la migración de una plataforma a otra o a versiones nuevas que puedan aparecer en el futuro: ¡evita el material estático!

Y hablando de estar estáticos: si has leído todo el artículo, ya llevarás un rato delante de la pantalla – levántate y estira las piernas, haz deporte si puedes/quieres… ya sabes, mens sana in corpore sano

0 comentarios