Cómo realizar un plan de formación con éxito

por Ago 26, 2022Blog

Un plan de formación es el conjunto de acciones formativas definidas para actualizar, reciclar o renovar los conocimientos y habilidades de los empleados dentro de una empresa.

El objetivo de este plan es que los empleados adquieran nuevos conocimientos para mejorar sus competencias y proyección, y que la empresa cuente con empleados más preparados y formados.
A través de un plan de formación bien diseñado e implementado, la empresa tiene la oportunidad de aumentar la motivación de los empleados y su permanencia en la empresa. Si dentro de mi empresa tengo la oportunidad de formarme en nuevas competencias y afrontar nuevos roles, ¿por qué no seguir?

Plan de formacion

Uno de los elementos clave para contar un equipo competitivo en tu empresa es el desarrollo de planes de formación para seguir potenciando y desarrollando el talento de los empleados. Además del desarrollo profesional y el talento, se potencia la innovación, las habilidades personales o el reciclaje profesional.

Para una buena formación de los empleados se debe crear un buen plan formativo, pero ¿cómo hacemos un plan de formación con éxito que atraiga a nuestros trabajadores?

Buena parte del éxito del plan se centra en el diseño y en el análisis previo, teniendo en cuentas las necesidades de los trabajadores, de la organización y de los cambios o transformaciones del mercado.
El mercado laboral está en continuo cambio, las empresas están en constante transformación tanto de carácter tecnológico, como organizacional o incluso en el modelo de negocio. Algunos de estos cambios pueden afectar al capital humano de la organización y modificar su modo de trabajo, responsabilidades o herramientas, y es necesario tomar las medidas adecuadas para que los profesionales vayan al ritmo de las transformaciones del mercado y las empresas, mejoren su competitividad y aumenta el grado de fidelización e implicación dentro de la empresa.

Los cambios y transformaciones exigen a los trabajadores desarrollar nuevas competencias, para mantenerse actualizados y preparados para este cambio. Las empresas deben responder a estas necesidades mediante la creación de un plan de formación que sea útil para el empleado y le ayude a mejorar.

Plan de formación para el desarrollo de conocimientos y habilidades

Las compañías deben proporcionar a la plantilla cursos formativos que permitan desarrollar los conocimientos y habilidades, competencias, de sus empleados a un nuevo nivel.

Es un doble beneficio para la empresa porque va a conseguir los trabajadores adecuados a cada puesto, teniendo la oportunidad de diseñar el plan de formación a la medida de sus exigencias. Además, la compañía se beneficia porque la formación se traduce en un crecimiento notable en innovación y productividad que le permitirá diferenciarse de la competencia.

Un plan de formación para la empresa debe partir siempre de un análisis de la situación para conocer las necesidades y características a tener en cuenta en la planificación formativa concreta en esa organización. Debemos plantearnos varias cuestiones como qué tenemos, qué deberíamos tener y cómo debemos crecer con el fin de valorar, de la manera más objetiva posible, qué recursos, necesidades y carencias tiene la empresa.

El primer paso para el diseño del plan de formación debe ser determinar el nivel de conocimientos y habilidades de los empleados y cuáles son sus necesidades. Con esta información, podremos elaborar las características del plan, por lo que tendremos que saber:

• Qué nuevos conocimientos deben adquirir los empleados.
• Cuáles son las actitudes que desarrollar.
• Qué habilidades que deben potenciarse.

En este primer análisis, ya se determina la estrategia formativa que permita que los trabajadores cumplan con los requisitos exigidos en su puesto y les capacite, incluyendo en el diseño del plan la adquisición de conocimientos y habilidades y el desarrollo de actitudes a potenciar.
A la hora de implementar la formación, se deben definir el número de horas de formación, sus contenidos, modalidades formativas, planificación y organización.

Uno de los elementos clave de los que va a depender el éxito o fracaso del plan es la elección de los contenidos más adecuados y que cumplan con los objetivos establecidos en la definición del plan.

Tras la implementación del plan y su ejecución, será necesario una evaluación de los resultados, analizando en qué medida se han cumplido los objetivos planteados y realizando una valoración tanto cuantitativa como cualitativa.

Adicionalmente a la evaluación de los resultados, se debe realizar un seguimiento de los resultados, una medición eficaz que cuantifique los aprendizaje adquiridos y la puesta en práctica por parte de los empleados.

La empresa debe recoger los datos suficientes para poder valorar si el plan de formación ha sido rentable y en qué medida se justifican futuros planes de formación.

La finalidad de un buen plan de formación es detectar las principales debilidades de la empresa y diseñar una fórmula para completar esas carencias.

Si somos capaces de detectar las necesidades formativas a tiempo y crear planes de formación a medida, podremos:

  • Lograr los objetivos de la empresa.
  • Mantener a un equipo flexible, polivalente y eficaz.
  • Retención del talento.
  • Desarrollo profesional.
  • Mejora de la competitividad de los empleados.

Como expertos de formación, en DEXS ayudamos a nuestros clientes en la elaboración del plan de formación personalizado, acorde con sus necesidades reales, y los acompañamos durante todo el proceso formativo guiados por nuestros expertos de las Comunidades para lograr sus objetivos.

0 comentarios